TERMINANDO FUERTE – La Emboscada del Adulterio – Parte 4 y última.

Terminando Fuerte Intencionalmente

¿Qué te hace pensar que serás el 1 de 10 que terminará fuerte?

Cuando hablamos de terminar fuerte, las estadísticas están en tu contra. ¡Si lo haces, serás la excepción! Si vas a ser la excepción debes ser bien intencionado. Deliberado. ¡Determinado!

Primero, debes querer permanecer firme y luego debes tomar algunas decisiones difíciles para poder lograrlo.


Considera esta acción radical tomada por un hombre que quería terminar fuerte:

Un amigo mío, que era un líder cristiano pero con un empleo secular como gerente, estaba viajando con una mujer (también gerente) a una conferencia residencial de tres días de su compañía. Ella también era cristiana.

A la mitad del camino, ella empezó a expresar su atracción hacia él, hasta que finalmente puso su mano en la rodilla de él. Mi amigo paró el auto en la siguiente estación de gasolina explicando que debía hacer una llamada. Conforme reanudaron el viaje, ella le preguntó si la llamada había sido urgente.

'Oh sí,' respondió él, 'Bastante urgente. Necesitaba llamar a mi pastor para decirle que había una mujer en mi auto que estaba tratando de seducirme. Necesitaba que él orara por mí.’ Ella se rió un poco, pero luego de esto la atmósfera se mantuvo extrañamente fría y se evitó una peligrosa situación.

Muchas personas protestarán y dirán que se está exagerando el problema. ¡DESEARÍA QUE ASÍ FUERA! Los evangélicos mantienen la idea de que los fallos morales existen en un más grande nivel dentro de los liberales. Los Pentecostales creen que es algo más frecuente entre los Carismáticos.

Tristemente, parece que el pecado no conoce fronteras teológicas o denominacionales. ‘Liderazgo’ (Leadership), una revista Americana para líderes cristianos, encuestó a sus lectores acerca de temas morales:

  • 61% dijo que había fantaseado con tener sexo con alguien que no era su esposa
  • 25% dijo que esto le sucedía diariamente o al menos semanalmente.

  • 23% dijo haberse involucrado en alguna forma de actividad sexual con alguien que no era su esposa desde que se convirtieron en líderes cristianos.

  • 12% dijo que era adulterio.

  • 39% pensó que fantasear era inofensivo.

Si no vamos a caer en la emboscada del adulterio, debemos vigilar muy de cerca nuestra relación con el sexo opuesto. Especialmente más emocional que físicamente.
Efesios 4:27 - Ni deis lugar al diablo.

¡Si le damos una uña de ventaja al enemigo, él lo utilizará para sacar la máxima ventaja que pueda!

Las Leyes de Oro

Barney Combs da las siguientes ‘Reglas de Oro’:

Recomiendo fuertemente a su cuidadosa consideración estas siete reglas doradas:

1. Nunca intercambies detalles íntimos con una persona del sexo opuesto que no sea tu esposa.

2. Nunca pongas tu brazo alrededor de otra mujer que no sea tu esposa o hija por un período largo de tiempo. Psicológicamente les estás ofreciendo seguridad; que justo responde a una de las necesidades más profundas de la mujer. Esto no se refiere a dar un abrazo, pero sí a estar de pie o caminar con tu brazo alrededor de una mujer por un período prolongado de tiempo.

3. Nunca aconsejes a una mujer a solas. Si esto no es posible, mantén la puerta de la habitación ligeramente abierta.

4. Cuando vayas solo, trata de no llevar en tu auto a una mujer, a menos que sea tan mayor como para ser tu madre o que sea un asunto de urgencia. Si es posible, dale a tu esposa una llamada o hazle saber lo que está sucediendo; todo esto ayuda a mantener las cosas a la luz.

5. Asegúrate siempre de que tu propio matrimonio esté en un estado saludable; esto incluye disfrutar uno del otro en la cama.

Prov. 5:18-19 - Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.

6. Trata de enfrentar cualquier falloen tu carácter, y sin falta, confiesa tus problemas a un amigo de confianza. Dile que esté estrictamente pidiéndote cuentas de tus acciones y tentaciones diarias.

7. En el momento que sea que te encuentres pensando repetidamente en otra mujer y disfrutando el pensamiento, siempre busca ayuda de un amigo de confianza, preferiblemente alguien que reconozcas como autoridad espiritual sobre tu vida. Esto se aplica ya sea que los pensamientos sean santos o no. Puede ser que te encuentres deseando su compañía por cualquier razón engañosa que tu corazón evoque; o que te encuentres intercambiando miradas con ella.

Reconoce que estás caminando en terreno peligroso que puede destruir tu vida, matrimonio, familia y ministerio, a menos que tomes una acción evasiva.' (Pastoreo Práctico -Practical Pastoring-, pág. 57).

Un modelo a seguir

Millie Dienert, quien trabajó durante 40 años con el equipo de Billy Graham, da este maravilloso testimonio:

'Siempre he apreciado, desde un punto de vista moral, cómo los hombres se han comportado en sus actitudes hacia las secretarias. Las puertas siempre se dejan abiertas. Hay un alto respeto por que no haya ninguna clase de privacidad cuando un jefe y una secretaria están involucrados. Hubo momentos en los que pensé que estaban yéndose muy al extremo, que no era necesario, pero me alegra que lo hayan hecho, especialmente hoy en día. Han mantenido todo por encima del reproche. Cuando estás trabajando en una base de largo plazo con la misma persona, constantemente, en hoteles, donde la esposa no está allí y la secretaria sí, hay una situación altamente explosiva. Debes tomar precauciones. Siempre he respetado la forma en que han manejado esto. Ha sido bellamente hecho.'

Que podamos todos recibir la misma alabanza al final de nuestras vidas: ‘Ha sido bellamente hecho.’

Esta es nuestra promesa: Podemos terminar fuertes, si respondemos ya y tomamos las decisiones correctas.


Reconocimientos:

La mayoría del material para esta enseñanza fue tomado de los siguientes dos libros, y también parte del tercer libro:

-Terminando Fuerte - Steve Farrar
-El Pastorado Práctico - Barney Coombs
-El Matrimonio Cristocéntrico - Charles Mylander & Neil T. Anderson

- Artículo enviado por el Pr. Alonso Angulo de Costa Rica
- Revisado y adaptado por la sra. Marta Recaman

TERMINANDO FUERTE – La Emboscada del Adulterio – Parte 3


3 TIPOS DE ADULTERIO

Parece haber 3 tipos de situaciones adúlteras:

1. Una aventura de una noche o una aventura durante un viaje: generalmente con alguien que no conoces bien, que puede no ser cristiana y es puramente lujurioso. Está basado en atracción física y es enteramente egoísta. No existe una relación de largo plazo.

2. Con una compañera del equipo de trabajo: alguien con quien pasas mucho tiempo y con quien gradualmente te vuelves muy cercano, hasta que cruzas la línea y eventualmente caes en adulterio.

3. Con una ‘mujer ideal’: alguien con la que puede que trabajes o no, que es justo lo que te gusta; hermosa, linda figura, una cristiana firme, alguien con quien puedes hablar durante horas, con quien tienes muchísimo en común y a quien realmente admiras. Hay ‘química’ y una fuerte atracción en espíritu, alma y cuerpo.

Los últimos dos tipos son más peligrosos para el cristiano porque pueden ser sutiles al principio y mantenerse escondidos en la persona. Es por esto que hay otros factores en el trabajo, aparte de solamente lujuria: factores como amistad, admiración, visiones y sueños compartidos, actividades piadosas, etc.

Estos buenos factores pueden causar que el hombre y la mujer involucrados, al igual que sus amigos, justifiquen la relación creciente, y se transforme en una cubierta para más motivos siniestros.

3 ETAPAS DEL ADULTERIO

Una vez que los cristianos, especialmente los creyentes comprometidos, creen que son inmunes, niegan fácilmente que están siendo tentados. Cuanto más grande sea la negación, más grande será el engaño. Pequeñas concesiones toman furtivamente el control. Empiezan a tratar con las situaciones como si fuesen serpientes domesticadas que no representaran amenaza alguna. De hecho, puede que no reconozcan el peligro hasta que ya sea demasiado tarde.

Muchos cristianos no se dan cuenta de en cuánto peligro están. Su falso sentido de seguridad e inmunidad les adormece en la complacencia en vez de vigilar y guardar sus corazones. ¡Esta actitud es extremadamente dañina! Muchas de las personas que han caído en pecados sexuales con las que he hablado, dicen: ‘¡Nunca pensé que esto pudiera suceder!’

1 Cor. 10:12 - ¡Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga!

El otro gran peligro es que subestiman la resistencia que la otra persona presentará. Piensan que la otra persona no está interesada en ellos o que pondrá límites, y así, permiten a la relación llegar directamente hasta el pecado sin aplicar ningún tipo de freno.

Existen 3 que atraviesan las personas antes de cometer adulterio:

1. Etapa de Conversación

En esta etapa la persona realmente les escucha, o ellos la escuchan. Y se habla con mucha ternura; algo que, generalmente, no está sucediendo en el matrimonio.

Hay deleite emocional entre los dos y contacto físico inocente. Una buena advertencia es: '¡Si estás esperando que te den el siguiente abrazo, puede que estés en problemas!'

2. Etapa de Amistad

En esta etapa los dos están acercándose, pero dicen; ‘Solo somos buenos amigos’. Están viviendo en negación y engaño.

Esta amistad íntima luego crece hasta la muy peligrosa siguiente etapa.

3. Etapa de Pertenencia

La pareja pasa tiempo escondida a solas, sin conocimiento de la esposa y hermanos de la congregación.

Estos tiempos secretos juntos se cubren con medias verdades y mentiras.

Los dos intercambian llamadas telefónicas, mensajes, e-mails, tarjetas, notas, y regalos, así como conversaciones y miradas íntimas. Son absorbidos cada vez más el uno por el otro y están constantemente en la mente del otro.

La presión emocional y la tentación física ahora es irresistible. Las luces de advertencia están en rojo. Las campanas de alarma están sonando fuerte. Puede que la pareja (lo que son ahora) haya sido advertida por amigos acerca del peligro inminente; ¡Pero no les interesa! Están intoxicados con amistad, lujuria, y/o enamoramiento.

Muy pronto empiezan a tocarse inapropiadamente, ¡¡Y rápidamente caen en una espiral fuera de control hasta el acto sexual!!

Eventualmente los adúlteros son descubiertos; tu pecado siempre te alcanzará, ¡SIEMPRE! Recuerda, nada se esconde debajo del sol. Muy a menudo el adulterio termina en aflicción, vergüenza y divorcio. Leemos acerca del trágico fin del adúltero en Proverbios 5 al 7.

Prov. 5:3-5
Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, agudo como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol.

Prov. 5:8-14
Aleja de ella tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa; para que no des a los extraños tu honor, y tus años al cruel; no sea que extraños se sacien de tu fuerza, y tus trabajos estén en casa del extraño; y gimas al final, cuando se consuma tu carne y tu cuerpo, y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, y mi corazón menospreció la reprensión; no oí la voz de los que me instruían, y a los que me enseñaban no incliné mi oído! Casi en todo mal he estado, en medio de la sociedad y de la congregación.

Prov. 6:25-35
No codicies su hermosura en tu corazón, ni ella te prenda con sus ojos; porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; y la mujer caza la preciosa alma del varón. ¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan? ¿Andará el hombre sobre brasas sin que sus pies se quemen? Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; no quedará impune ninguno que la tocare. No tienen en poco al ladrón si hurta para saciar su apetito cuando tiene hambre; pero si es sorprendido, pagará siete veces; entregará todo el haber de su casa. Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace. Heridas y vergüenza hallará, y su afrenta nunca será borrada. Porque los celos son el furor del hombre, y no perdonará en el día de la venganza. No aceptará ningún rescate, ni querrá perdonar, aunque multipliques los dones.

Prov. 7:21-27
Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, le obligó con la zalamería de sus labios. Al punto se marchó tras ella, como va el buey al degolladero, y como el necio a las prisiones para ser castigado; como el ave que se apresura a la red, y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspasa su corazón. Ahora pues, hijos, oídme, y estad atentos a las razones de mi boca. No se aparte tu corazón a sus caminos; no yerres en sus veredas. Porque a muchos ha hecho caer heridos, y aun los más fuertes han sido muertos por ella. Camino al Seol es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.

Tiempos de vulnerabilidad

Necesitamos estar atentos a momentos vulnerables en nuestras vidas. En estos momentos somos más susceptibles a cometer adulterio:

- Soledad
- Aburrimiento
- Estrés
- Decepción
- Autocompasión
- Complacencia; creyendo que te has graduado de las cosas básicas y que estás fuera del alcance de la tentación.
- Transiciones en la vida; especialmente aquellas que te hacen inseguro, por ejemplo, la crisis de la edad madura.
- Viajes
- Exposición a la pornografía (a través de películas, música, clubes nocturnos, etc.)
- Problemas sexuales pasados sin resolver
- Problemas matrimoniales; sexuales, financieros, conversacionales
- Y la lista continúa...